domingo, 16 de octubre de 2016

12 lugares de Tenerife para observar aves en familia


Muchos amigos con hijos me llaman o me escriben diciendo que a sus hijos les encanta la naturaleza y se sienten atraídos por las aves, alguno de ellos con gran pasión, auténticos naturalistas potenciales en estos tiempos donde imperan las nuevas tecnologías, eso me lleva a escribir esta noticia donde recomiendo 12 lugares donde observar aves a lo largo del año en la naturaleza de la isla de Tenerife. Una especie de manual de supervivencia para las familias que quieren adentrase en la observación de las aves en Tenerife, con el consiguiente alto riesgo de generar adicción a sus hijos, porque la observación de aves es adictiva y aporta experiencias únicas.

Los lugares que les propongo han sido seleccionados teniendo en cuenta principalmente el objetivo de observar aves, son paseos cortos de escasa dificultad, poco riesgo, fácil acceso, con áreas de servicios cercanas (cafeterías, baños, tiendas o alojamientos) y con altas probabilidades de observar aves.

(Foto cedida por Raquel Velazquez)

Preparando la salida de campo_

¿Qué debemos llevar en nuestra mochila durante una salida de campo en familia a observar aves?

Binoculares, al menos uno para cada dos o tres personas.
Guía de aves, en el mercado existen varios títulos ilustradas fotos o dibujos a gusto del usuario.  Prometo en unas semana publicar una noticias actualizada sobre guías de aves.
Cuaderno de campo, más importante de lo que pensamos, es una herramienta básica para anotar nuestras observaciones e ilustrar las aves que encontramos en la salida de campo.
Comida y bebida, muy importante tener agua especialmente durante el verano.
Ropa de colores discretos, preferiblemente vestir con colores marrón, verde y negro.

¿Cómo observar aves? 
  1. Buscar entre las ramas de la vegetación, intenta localizar los movimientos de las ramas o el canto de las aves
  2. Hablar en voz baja para que las aves no te detecten a ti antes que tú a ellas. 
  3. Camina lento y en grupo, así todos podrán disfrutar de las aves.
  4. No agitar las manos ni dar saltos como un loco cuando veamos una especie nueva. 
  5. Mantenerse siempre dentro de los caminos, no abandones la senda. 
  6. Disfrutar de la observación y del comportamiento de las aves, luego tendremos tiempo de saber como se llama y de buscar más información en la guía de aves. 
  7. Lleva tu perro atado para que no asuste y moleste a las aves. 
  8. Respeta las normas de uso de los Espacios Naturales Protegidos. 

12 meses + 12 lugares para observar aves en familia en la isla de Tenerife_

Enero. Costa Bajamar - La Punta del Hidalgo (La Laguna)


Cada invierno podemos observar entre los charcos que quedan al descubierto durante la bajamar a decenas de aves acuáticas migratorias, que llegan hasta aquí para pasar el invierno, entre ellas el andarríos chico, chorlito grís, vuelvepiedras, zarapito trinador, chorlitejo grande, garcetas comunes, garzas reales, charranes patinegros y otros.
La zona de observación de aves se localiza entorno al faro de la Punta del Hidalgo, a largo de la pista de tierra que va desde la avenida marítima hasta la ermita de San Juan. Un paseo de unos 6 kilómetros de ida y vuelta a lo largo de la costa, apto para todo la familia.

Febrero. Charcas de Erjos (Los Silos - El Tanque)





Las charcas de Erjos son el fruto de extracciones masiva de áridos, una antigua cantera realizada en los años 70 para llevar tierra fértil a los cultivos de plátano del sur de la isla. En la actualidad naturalizadas, son el hogar de fochas comunes y gallinetas. Además en las zonas de cultivos y áreas de arbustos podemos observar una gran cantidad de aves de ambientes forestales, como petirrojos, canarios, currucas capirotadas, mosquiteros canarios, verderones y otros. Con muchas suerte durante los pasos migratorios se pueden ver varias especies de aves acuáticas y pequeños pájaros migratorios como collalbas grises, golondrinas, aviones y bisbitas.
Se recomienda visitar la zona durante la mañana y no abandonar para nada los senderos y zonas de observación. Nunca debes acercarte al borde del agua, pues puedes molestar a las aves y correr el riesgo de caer al agua.
En el borde de la charca de mayor tamaño se encuentra una mesa interpretativa que informa sobre los valores ambientales del lugar.

Marzo. Teno Alto (Buenavista del Norte)


Las planicies y zonas de pastos de Teno Alto son el último refugio para varias especies de aves de zonas agrícolas. Trigeros y gorriones chillones, comunes en esta zona han desaparecido prácticamente del resto de la isla. Cuervos, canarios, pardillos comunes, bisbitas camineros, aguilillas y cernícalos son los más abundantes.
Al llegar al caserío de El Bailadero de Teno Alto debes dejar el coche aparcado junto a la plaza, desde aquí parte una red de pistas y senderos de dificultad baja, aptos para toda la familia, que se adentran en las planicies donde revolotean numerosos grupos de aves. Junto a la plaza encontraras una serie de paneles donde podrás planificar tu ruta a pie. No olvides llevar agua y algo ligero para comer.


Abril. Los Rodeos (La Laguna)


En los llanos de cultivos entre la trasera del aeropuerto de Los Rodeos y la carretera de La Esperanza al Teide, se concentran importantes grupos de aves, como canarios, pardillos, bisbitas y otros.
Un paseo matutino a pie durante la primavera nos acercará a la vida secreta de una gran diversidad de aves, a escasos metros de las ciudad de La Laguna.

Mayo. El Portillo (La Orotava)


Un paseo por el jardín de flora endémica del Centro de Visitantes del Parque Nacional del Teide combinándolo con el primer tramo del sendero de Siete Cañadas (primeros dos kilómetros) o del sendero que parte hacia La Fortaleza y la Cañada del Guanchero nos dará la oportunidad de conocer las aves de alta montaña, aves adaptadas a las duras condiciones de vida del lugar, zonas que quedan cubierta por la nieve en el invierno y expuestas al abrasador sol durante el verano.
Los mejores lugares para observar aves son las áreas de arbustos y el borde el bosque donde podemos ver reyezuelos de Tenerife, pinzones azules, mirlos, canarios, herrerillos norteafricanos, currucas tomilleras, vencejos unicolor y otros.

Junio. La Caldera (La Orotava)


La zona recreativas de La Caldera de La Orotava y la red de senderos que parte desde aquí, sin necesidad de alejarnos mucho, son el mejor lugar de la isla para la observación de aves de zonas forestales. Petirrojos, reyezuelos de Tenerife, herrerillos norteafricanos, pinzones vulgares, mirlos y pico picapinos son algunas de las aves que podemos observar si estamos atentos a los movimientos que se producen entre las ramas de los arboles que forman este frondoso bosque.
Ubicada en la carretera que sube al Teide por La Orotava a pocos kilómetros tras pasar la piscifactoría de Aguamansa es un lugar para una escapada un sábado o domingo por la mañana, antes que los ruidosos domingueros colonicen la zona recreativa. Es muy interesante dar un paseo con calma por la carretera que rodea la caldera, es un buen lugar para ver bien a los esquivos y rápidos reyezuelos.


Julio. Pista de Las Yedras (Santa Cruz de Tenerife)


En pleno Parque Rural de Anaga, en las proximidades del caserío de Las Carboneras, parte una pista de escasa pendiente y baja dificultad que transcurre durante unos 8 kilómetros por medio de un bosque de laurisilva en muy buen estado de conservación. Un lugar ideal para observar paloma turqué, gavilán, pinzón vulgar, mirlo, reyezuelo de Tenerife, mosquitero canario y muchas otras aves forestales.
Se recomienda pasar antes por el Centro de Visitantes que se localiza en la Cruz del Carmen a recopilar información actualizada de este y otros lugares del Parque Rural.


Agosto. Zona Recreativa Las Lajas (Vilaflor)


A medio camino entre el cruce de Boca Tahuce en el Parque Nacional del Teide y el pueblo de Vilaflor encontramos la zona recreativa de Las Lajas. Rodeado de un bosque de pico canario abierto con escasa vegetación arbustiva nos encontramos en un autentico paraíso para el pinzón azul de Tenerife, el herrerillo norteafricano y el pico picapinos.
Para disfrutar del lugar en familia y poder observar aves lo mejor es ir muy temprano un fin de semana o días laborales, pues el lugar es punto de encuentro de cientos de personas que vienen hasta aquí para realizar barbacoas y fiestas. Aquí puedes hacer un recorrido a pie por el perimetro de la zona recreativa y hacer punto de espera cerca de los chorros donde gotea el agua.


Septiembre. Costa de Los Silos


Partiendo desde la escultura de la ballena de la costa de Los Silos, en las cercanías de la piscina municipal, y llegando hasta las proximidades del faro de la Punta de Buenavista transcurre una pista paralela a la orilla del mar de unos 4 kilómetros de largo. Desde la misma pista se pueden observar aves típicas de ambientes costeros como vuelvepiedras, andarrios chico, gaviotas patiamarillas, zarapitos trinadores, etc... y del tabaibal - cardonal, como la curruca cabecinegra, curruca tomillera, bisbita caminero, cernícalo vulgar y en ocasiones halcones de berbería.


Octubre. Ifonche (Adeje)


En la carretera que va de Arona a Vilaflor, a escasos kilómetros de esta última localidad encontramos un cruce hacia el caserío de Ifonche, un pequeño grupo de casas dispersas entre cultivos que hacen de frontera entre el bosque de pinos y los barrancos de los altos de Adeje. Al llegar al final de la carretera nos encontramos un restaurante con una zona de aparcamientos, es desde este lugar donde parten varios caminos y pistas que recorren la zona, con cierta facilidad podremos observar perdices morunas, bisbitas camineros, herrerillos norteafricanos, mosquiteros canarios, aguilillas, halcones de berbería, gavilanes y otras aves.

Noviembre. Malpaís de Güímar (Güímar)


Partiendo desde el pueblo marinero de El Socorro en la costa de Güímar nos encontramos con dos itinerarios uno que va a lo largo de la costa y otro que se adentra en el Malpaís hasta llegar a bordear la montaña de El Socorro. En la zona hay varios carteles informativos sobre los itinerarios y los valores ambientales del lugar. Elige el itinerario de ida y vuelta que más te guste sabiendo que evidentemente en el de la costa predominaran aves acuáticas como la garceta común, la garza real, el chorlito gris y el zarapito trinador, en el sendero que se adentra en el malpaís podrás observar bisbita caminero, curruca tomillera, curruca cabecinegra, vencejo unicolor y cernícalo vulgar.

Diciembre. Charcas de Tejina (La Laguna)


En torno al pueblo de Tejina, camino de Bajamar y de La Barranquera nos encontramos con una serie de charcas de riego realizadas con tierras arcillosas del lugar en la que se concentran un importante número de aves acuáticas. Entre la vegetación de cañas, aneas y carrizos crían la gallineta, la focha y el martinete común, en las zonas próximas lo hace la lavandera cascadeña y ocasionalmente el chorlitejo chico. Durante los pasos migratorios y el invierno se pueden observar diferentes especies de patos, garzas y pajarillos europeos. 
En estas charcas es muy importante no acercarse a la orilla, debes observar desde una distancia prudencia y sin estar muy expuesto para no molestar a las aves.  



Ayuda para identificar las aves de Canarias 

Si necesitas ayuda para identificar las aves que observas en tus salidas de campo en Tenerife, aquí tienes un enlace a nuestra guía de aves PULSAR AQUÍ


Recuerda

Las aves que habitan en la isla de Tenerife son autenticas joyas de nuestra biodiversidad, algunas de ellas no viven en ningún otro lugar del mundo, están protegidas por la ley y deben ser conservadas. ¡¡¡ Respétalas !!!

Durante la época de cría, de febrero a junio, si encuentras un nido aléjate de él, tu presencia puede hacer que los adultos abandonen los huevos o pollos. Además debes saber que durante la primavera caen muchos pollos de los nidos, estos quedan algunos días revoloteando por el suelo de un lado a otro mientras sus padres los alimentan, hasta que aprenden a volar y vuelven a subir a las ramas. 

Ya tan solo queda buscar una buena fecha, preparar los bocatas, llenar la cantimplora y salir al campo a disfrutar de nuestras aves.

Les deseo buenas jornadas de pajareo en Tenerife y no olvides ante todo respetar y conservar nuestras aves.




jueves, 6 de octubre de 2016

Soñando con Alas. Trailer de presentación del proyecto



Después de algún tiempo de espera nos complace mostrarles el trailer de avance de nuestro proyecto documental "Soñando con Alas" una obra de German Pinelo y Juan José Ramos Melo producida por Birding Canarias. 

Te agradecemos que nos des tu opinión, sugerencias y comentarios, que nos ayudes a compartirlo y darlo a conocer entre tus amigos. Este proyecto sólo esta comenzando, nos queda mucho trabajo por hacer y muchas horas de grabación, edición y montaje, pero aún antes nos queda poder conseguir la financiación completa para poder hacerlo realidad. 

Este proyecto no es posible sin muchos amigos con los que hemos charlado, entrevistado y medio vuelto locos, algunos de ellos aparecen en este trailer de avance otros por motivos de tiempos y cuestiones técnicas no están en él, pero forman parte de este trabajo, a todos ellos mil gracias por hacernos soñar con alas...


#SoñandoConAlas

¿Por qué motivo miles de personas de diferente condición y de todos los lugares sienten pasión por la aves?¿Cuál es la causa por la que la pasión por las aves llega a convertirse en una obsesión? ¿Cómo algunas personas lo dejan todo y dedican su vida a la observación, estudio y conservación de las aves?... Este trabajo documental pretende dar respuesta a estas y muchas otras preguntas a través de las experiencias de aquellos que sueñan con alas. 

Desde tiempos muy antiguos los pobladores de diferentes rincones del planeta se sentían atraídos por la vida de las aves, fenómenos como la migración anual de las aves fueron plasmados en las paredes de las cuevas en el neolítico, la caza de aves quedó reflejada en los más antiguos códices románicos, las plumas de las aves más bellas adornaron los sombreros de las damas de la aristocracia hace más de un siglo y hoy en día muchas personas dejan algunas de las obligaciones más ineludibles para viajar de un lugar a otro con el único objetivo de observar alguna rara especie de ave. 

Un comportamiento casi obsesivo que atrae a gentes con los perfiles más variopintos, economistas, enfermeros, albañiles, maestros, camareros y otras profesiones que dejan de lado por unas horas, días, semanas o años para colgarse los binoculares y observar a estos seres alados. Una observación que se convierte en pasión. Una pasión que ha obligado a muchos a realizar hazañas inconfesables y aventuras que van más haya de la cordura. Y que unos pocos se atreven a contar en este documental.
Un análisis de un creciente fenómeno mundial, que va más allá de la naturaleza y roza la locura. Una forma de acercase al mundo de la observación de aves.

Facebook: https://www.facebook.com/Soñando-con-Alas



domingo, 14 de agosto de 2016

Los gigantes de las Hespérides. Reptiles gigantes de las islas Canarias

Buena parte de los viajeros que llegaron hasta las islas Canarias en los años posteriores a su conquista en el siglo XV, hablaron en sus escritos sobre la presencia de lagartos, de aspecto primitivo y tamaño gigantesco. Algunos de estos animales casi mitológicos aún sobreviven en los lugares más recónditos de nuestras islas.


Hembra de Lagarto Moteado de Tenerife (Foto: Juan José Ramos Melo/Birding Canarias)

Hace varios miles de años atrás llegaron hasta las islas Canarias, provenientes del norte de África, diferentes especies de reptiles. Estas llegadas se produjeron en grandes troncos de árboles y amasijos de vegetación que flotaban en el océano, navegando entre las corrientes marinas tras ser arrastrados por las abundantes lluvias que se producían en las zonas boscosas de las cuencas de los actuales ríos Drâa, Souss y Massa en la costa del actual reino de Marruecos.

Tras la llegada azarosa durante largos periodos de tiempo de miles de estas balsas de vida, los reptiles sufrieron el aislamiento en estos territorios oceánicos, que nunca estuvieron unidos al continente. Algunas de ellas, las más fuertes, evolucionaron adaptándose, diferenciándose de sus orígenes hasta generar especies únicas exclusivas de las islas. De este modo llegan hasta nuestra actualidad un total de 16 reptiles terrestres, en su totalidad endémicos del Archipiélago Canario, salvo el Perenquén de Boettger (Tarentola boettgeri) que vive también en el cercano archipiélago de Salvajes. Un total de cuatro lisas o eslizones, cuatro perenquenes o geckos y siete lagartos forman la fauna de reptiles conocida que viven en las islas.

Algunos lagartos al llegar a las islas se adaptaron a las nuevas condiciones que les brindaban las islas, sin presencia de depredadores, con el paso del tiempo aumentaron su tamaño hasta alcanzar una considerable talla, pareciendo verdaderos gigantes. Varios de ellos llegaron hasta nuestro tiempo generando mitos y leyendas entre los colonos que llegaban tras la conquista de las islas.

Las aguas son buenas y hay gran cantidad de animales, a saber, cerdos, cabras y ovejas. Y se encuentran lagartos grandes como un gato, pero no hacen ningún daño y no tienen ningún veneno” escribió el caballero gascón Gadifer de La Salle en su versión de la historia de la conquista de las Islas, alrededor de 1407, describiendo El Hierro, isla donde hábitat el más famosos de los reptiles canarios: el Lagarto Gigante de El Hierro (Gallotia simonyi). Esta especie fue redescubierta y rescatada del olvido en la Fuga de Gorreta, en los años setenta, tras haber sido exterminada en el Roque Chico de Salmor por las masivas recolecciones por parte de coleccionistas y expediciones científicas de los museos europeos en la primera mitad del siglo XX. En la actualidad podemos disfrutar de su belleza en las instalaciones del lagartario del Poblado de Guinea, donde mantienen varios ejemplares en cautividad para ser observados por los visitantes.


Macho adulto de Lagarto Gigante de El Hierro  (Foto: Juan José Ramos Melo/Birding Canarias)

El Lagarto Gigante de La Gomera (Gallotia bravoana) fue descubierta en el año 2000 por miembros de la Universidad de La Laguna, capitaneados por D. Aurelio Martín y D. Manuel Nogales. Es probablemente uno de los reptiles más amenazados del plantea, del que sobreviven unos pocos ejemplares en libertad fruto de los esfuerzos de conservación que han realizado desde el lagartario de Valle Gran Rey.  

Una especie exclusiva de la isla de Tenerife es el Lagarto Moteado Canario (Gallotia intermedia), que recibe su nombre por la presencia de unas pequeñas motas a lo largo de su cuerpo. Puede alcanzar algo más de 40 centimetros de longitud total. Descubierta recientemente por el desaparecido naturalista D. Efrain Hernández y el ornitólogo D. Manuel Siverio, pasó desapercibida hasta finales de los años 90 habitando en los lugares más inaccesibles del oeste de la isla. Sobreviven al parecer algo más de un millar de ejemplares.


Macho adulto de Lagarto Moteado de Tenerife (Foto: Juan José Ramos Melo/Birding Canarias)

El Lagarto Canarión (Gallotia sthelini) es el más grande de los reptiles que habitan las islas, exclusivo de la isla de Gran Canaria, aún es abundante en buena parte de las zonas abiertas y de cultivos, a pesar de la gran presión y degradación que han sufrido algunos territorios. Posee un aspecto muy primitivo que hace recordar a seres mitológicos o pequeños dinosaurios, algunos machos, los más viejos, lucen en su garganta una amplia marcha de color naranja - amarillento que les de una bella distinción.


Macho adulto de Lagarto Canarión (Foto: Juan José Ramos Melo/Birding Canarias)

Uno de los enigmas del estudio y observación de los reptiles en las islas, es la dudosa existencia de un lagarto de grandes dimensiones en la isla de La Palma, descrita con restos óseos aparecidos en varios yacimientos ha sido denominado por el herpetólogo D. José Antonio Mateo y otros científicos como Gallotia auaritae. En la actualidad existen dudas sobre su posible extinción, existiendo solamente una foto de mala calidad como evidencia de su actual supervivencia.

Menor suerte corrió Gallotia goliath, un lagarto que pudo superar el metro de longitud, descubierto por el insigne naturalista canario D. Telesforo Bravo a mitad del siglo XX, y del cual sólo se conocen huesos y otros restos hallados en varios yacimientos paleontológicos de Tenerife. Al parecer sirvió de alimento a los aborígenes que habitaron las islas, fue extinguido para siempre posteriormente a la conquista tras la introducción de gatos, perros y otros animales por parte de los colonos llegados del continente. En la actualidad se puede observar expuesta al público en el Museo de la Naturaleza y el Hombre de Santa Cruz de Tenerife una replica del mismo y algunos de los restos fósiles encontrados en diferentes yacimientos como muestra de lo que fue el mayor de los gigantes de las Hespérides.



jueves, 7 de julio de 2016

Mauritania, birdwatching entre dunas


Mauritania, con tres cuartas partes de su territorio cubierta de arena es uno de los grandes desconocidos del oeste de África, supone el limite entre el Sahara y el Sahel. Un lugar donde la aves cambian de forma y color, seres alados muy diferentes a los de nuestras latitudes. 


Buho real del desierto (Bubo scalaphus) en un refugio diurno de un cortado en el Parque Nacional de Banc d'Arguin.

En Mauritania hasta el momento se han citado algo más de 550 especies de aves, de estas 155 son nidificantes habituales en el país y 103 nidificantes ocasionales, este elevado número de nidificantes ocasionales, es probable que se deba a las extremas condiciones climáticas que soporta la región, con temperaturas que durante la estación seca pueden superar los 50 grados y con una estación húmeda, periodo de lluvias muy corto, de julio a septiembre, localizadas en el sur del país, en la región de la cuenca del río Senegal. En otras zonas del país las lluvias son extremadamente ocasionales, generando una desierto que cubre prácticamente tres cuartas partes de Mauritania.


Carretera entre las ciudades de Nouadhibou y Nouakchott en la mitad norte del país. 

En Mauritania encontramos cuatro zonas muy diferenciadas: la región sahariana, en el norte del país, formada principalmente por una amplia franja de desierto muy árida, con una vegetación muy escasa y adaptada a un clima seco y cálido. La región del sahel, al sur de Nouackchott, formado por ambientes de sabana, principalmente dominado por acacias y arbustos leñosos. La cuenca del río Senegal en el extremo sur del país, en la frontera de Senegal, formado por la cuenca del río del mismo nombre, con un clima tropical árido; es la región más rica y diversidad en cuanto a biodiversidad se refiere, un lugar donde conviven especies paleárticas y afrotropical. Y la región costera, con unas temperaturas mucho más fresca y mayor húmeda, influenciada por los vientos que llevan del océano atlántico. Bañada por unas de las aguas más ricas del planeta, es un lugar de indudable valor para la vida marina.
Pero si por algo es interesante el país, es por invernar en sus costas y lagunas una parte importante de las aves migratorias reproductoras en Europa.



Mapa de Mauritania con las principales carreteras del país.


Observando aves en uno de los países más desconocidos de África.

Durante los meses de enero a marzo de 2014 realizamos un viaje en 4x4 desde el sur de Marruecos, Agadir, hasta Malí, Bamako, recorriendo Mauritania de norte a sur visitando algunos de los mejores lugares del país para observar vida silvestre. Posteriormente hemos vuelto en dos ocasiones más atraídos por su alto valor ornitológico (junio 2014 y febrero 2016), que se suman a otra visita en agosto del 2007. 

Nouadhibou

Se encuentra situado en una estrecha península que se adentra en el oceano desde la costa, junto al borde de la frontera con Marruecos. Hacía el Atlántico se encuentra la ciudad marroquí de Laguira y hacía en interior de la Bahía Nouadibou. La zona es muy conocida entre los aventureros por ser parada de escala en las grande travesías aeronáuticas de comienzos del siglo XX, denominada por los franceses como Port Etienne. 
Situada en la punta de la península, en la zona donde más golpea el océano, se localiza la mayor colonia del Atlántico de foca monje (Monachus monachus), una de las especies de mamíferos marinos más rara y amenazada del mundo. Una autentica joya de la biodiversidad mauritana.  
Para observar aves la mejor zona es la bahía y puerto de la ciudad de Nouadhibou, entre las barcas de los pescadores artesanales podemos observar miles de gaviotas, charranes y pagazas, algunas de ellas anilladas provenientes de diferentes países del ámbito europeo. Al bajar la marea miles de limícolas, garzas y gacetas, pueden observarse deambulando por todos lados. Hay que estar atento con las garzas reales, pues se suelen mezclar entre ellas garzas reales de Mauritania (Ardea monicae), un endemismo exclusivo de está región. Con frecuencia también puedes observar flamencos, pelicanos y otras acuáticas. 
La mejor época para visitar esta zona es el invierno de noviembre a marzo, fechas en la que se concentran varios miles de aves invenantes provenientes de latitudes más norteñas. 
La ciudad es un algo caótica y un poco inhóspita por el viento continuo, aunque con el encanto de un puerto con mucho dinamismo. En el centro de la ciudad hay varios hoteles, hostales y albergues y lugares donde comer un buen pescado a un precio sorprendente.  



Concentraciones de aves marinas costeras en el puerto de la ciudad de Nouadhibou, en primer plano pagazas picorrojas (Sterna caspia). 



Pelicano común (Pelecanus onocrotalus) en el puerto de Noudhibou.



Flamenco rosado (Phoenicopterus roseus) en la bahía de Nouadhibou.



Garza real de Mauritania (Ardea monicae) en vuelo en las proximidades del puerto de Noudhibou.

Nouakchott

La capital de Mauritania, Nouakchott se encuentra situada en  la franjas costera, es una ciudad reciente, construida sobre un antiguo delta fósil, por este motivo aparecen afloramientos de aguas salinas en diferentes puntos de la ciudad, algunos de ellos son auténticas lagunas, con un alto interés para la observación de aves. Durante el invierno de 2014 en la zona de las embajadas contabilizamos algo más de 3.000 aves acuáticas de unas 30 especies (patos, gaviotas, correlimos, chorlitejos, combatientes, etc.). Entre ellas dos parejas de avefria espolada (Vanellus spinosos) que tenían pollos de escasos días. 
Las pocas zonas arboladas de la ciudad son ideales para la observaciones de paseriformes durante los pasos migratorios, son comunes mosquiteros, currucas, carriceros, zarceros y otros. En ellos además además pueden observar palomas de guinea (Columba guinea) y otras aves de ambientes más sureños, pues la ciudad se encuentra en el limite entre el sáhara y el sahel. Además sobre la ciudad cada tarde vuelan miles de vencejos moros (Apus affinis).
En la ciudad puedes encontrar todo tipo de alojamientos y servicios para el turista, aunque la ciudad carece de atractivos para el viajero que busque algo más allá que comer, dormir, tomar un te o dar un paseo por los caóticos zocos. Desde aquí puedes visitar los mercados de camellos, las playas y los pueblos del sur, en estas zona son muy interesantes varias lagunas que se encuentran en la carretera camino de Boutilimit y Aleg
Muy cerca del centro de la ciudad se encuentra la playa de los pescadores, la zona de desembarque de la flora artesanal donde se concentran miles de personas cada mañana y cada tarde, un lugar increíble para la observación de aves marinas. Los págalos pomarinos, parasito y grande, te sobrevuelan a escasos metros de la cabeza. Charranes y pagazas no paran de pescar a tu lado, los alcatraces vuelan entre las barcas que aguardan a media agua para entra o salir de la playa, gaviotas de media docena de especies y para más sorpresa grupos de paiños comunes que pescan entre las espumas de la olas sobre la arena. Un lugar formidable para fotografiar aves marinas. 






Paiños comunes (Hydrobates pelagicus) alimentandose en las playas de Nouakchott.



Charrán rosado (Sterna dougalli), deambulan a lo largos de las playas en busca de alimento, especialmente numerosos durante los meses de marzo y abril. 





Las barcas de los pescadores artesanales se agolpan en la playa de Noaukchot, mostrando todo un espectáculo de colorido para los aficionados a la fotografía.



Parque Nacional de Banc d'Arguin

Fue designado como Parque Nacional en 1976, sitio Ramsar en 1982 y Patrimonio de la Humanidad en 1989. Considerado IBA (Important Bird Area) por BirdLife International con el código MR007. Está situado en la costa atlántica, en la homónima bahía de Arguin, entre las ciudades de Nuakchot y Nuadibú. Tiene una extensión aproximada de 65 kilómetros de costa por 30 kilómetros de anchura.


Concentración de larolimícolos invernantes en la isla de Tidra, durante el invierno de 2014.



Se trata de una zona terrestre, parcialmente pantanosa y otra marítima de 11.900 km2, ubicada entre el cabo Blanco y el cabo Timiris, ampliada en 1986. La titularidad del territorio es mayoritariamente del estado mauritano bajo supervisión de la Unesco.
La zona terrestre se caracteriza por ser una planicie de transición desde el desierto del Sahara hasta el Atlántico que recibe del océano bancos de niebla que aportan una suavización climática notable en la línea costera. La pluviometría es escasa, de unos 40 mm de agua por metro cuadrado y año.
La fauna la constituyen 36 especies de aves nidificantes (con entre 25.000 y 50.000 parejas) y atrae a 2 millones de varias especies de aves limícolas (un tercio del total de estas aves que invernan en África, lo hacen aquí). Destacan también las gacelas y hienas entre los mamíferos y una gran variedad de insectos propios de las zonas desérticas. Existen varios enclaves arqueológicos del Neolítico localizados.
La zona marítima forma parte de la plataforma continental mauritana con un declive muy suave que apenas alcanza como máximo los cinco metros de profundidad. En ella se enclavan un total de quince islas con una variada fauna de aves marinas.
Destacan los restos arqueológicos, muy en particular los enormes concheros algunos de varios kilómetros de longitud y decenas de metros de altura.
El nivel de protección es máximo y la entrada al parque está controlada, pudiendo gestionarse entradas para visitas ecoturísticas, salvo para los pocos habitantes originarios y para el tránsito de caravanas.



Zarapitos trinadores (Numenius phaeopus) en vuelo en la costa del Banc d'Arguin.

La principal amenaza para el parque es de la pesca. Dentro del parque, la pesca está limitada principalmente a la pesca artesanal por los imraguen utilizando barcos de vela latina, herencia de los pescadores canarios, siendo el espacio más grande del mundo en el que está prohibida la navegación con motor. Sus actividades han sido una parte integral del ecosistema del parque durante varios siglos. Fuera del parque, sin embargo, operan numerosas flotas pesqueras extranjeras de arrastre en las aguas más profundas y el parque está bajo presión para permitir el aumento de las actividades de pesca dentro de sus límites. Tal aumento puede poner en peligro el valor de conservación del parque y su importancia económica. Algunas evidencias recientes sugieren que algunas poblaciones de peces ya están sobre-explotadas y ha habido cierto grado de destrucción de la vegetación en aguas poco profundas dentro del parque por las actividades de los arrastreros. Una reducción en la disponibilidad de presas también se cree que es una razón probable para la disminución de algunas poblaciones de aves que se alimentan de peces. Otras amenazas incluyen la contaminación producida por el desarrollo industrial de Nouadhibou y la matanza ilegal de tortugas marinas.



Los ambientes desértico ocupan más de tres cuartas partes del país.




En las costas mauritanas invernan una parte importante de la población mundial de correlimos gordo (Calidris canutus).



Garceta dimorfa (Egretta gularis), es una de las ardeidas más numerosas del país.  


Cormorán africano (Pharacrocorax africanus), su limite norte de distribución africana lo encontramos en el Banc d'Arguin.


Charrán bengalí (Sterna bengalensis) las aves nidificantes en la costa de Libía, pasan cada año durante los pasos migratorios camino de sus cuarteles de invernada en las costas del África tropical.  


Parque Nacional de Diawling
Fue creado por el decreto nº 91/105 de 14 de julio de 1991, y fue declarado zona Ramsar en 1994 y es parte de la Reserva de la Biosfera Transfronteriza del Delta del Río Senegal. Considerado IBA (Important Bird Area) por BirdLife International con el código MR021 cuenta con, aproximadamente, 16.000 hectáreas situadas en el delta inferior del río Senegal. Se trata de un lugar único puesto que es el resultado de un admirable proceso de regeneración de un ecosistema natural degradado. Este parque lleva a cabo actividades de seguimiento ecológico, de restauración del medio (plan de gestión del agua, crecidas artificiales) y de apoyo a los habitantes de los poblados periféricos.



Canales de navegación entre los amplias extensiones de aneas y carrizos que cubren buena parte del delta del río Senegal, una de la mejores zonas del país para paseriformes palustres.

El Parque Nacional de Diawling se encuentra en el suroeste de Mauritania, en torno al delta del río Senegal. Durante la temporada de lluvias, gran parte del parque se compone de grandes lagos. Con más 220 especies de aves identificadas, es un lugar de reproducción e invernada para numerosas aves acuáticas debido a la combinación de agua dulce y salada en el delta del río Senegal, incluyendo pelícanos, cigüeñas negras, y flamencos. El parque también tiene una importante población de primates, jabalíes berrugosos y burros salvajes.




Pelicanos comunes (Pelicanus onochrotalus) muy abundantes en Diawling 





Chorlitejo pecuario (Charadrius pecarius) posee una pequeña población nidificante en el sur del país.  





Ganso pigmeo africano (Nettapus auritus) el limite norte de su distribución se encuentra en la cuenca del río Senegal. Uno de los gansos más bellos del mundo.





Martín pescador malaquita (Alcedo cristata) al acecho entre los carrizos del Parque Nacional de Diawling, uno de los pocos lugares del país donde se reproduce. 

 



Avefria del Senegal (Vanellus senegalus), el limite norte de su distribución la encontramos en la cuenca del río Senegal. 




Gaviota cabecigris (Larus cirrocephalus), una gaviota de origen africano.



Alondra negrita del Sahel (Eremopterix leucitis), presente en ambientes de sabana semidesértica al sur de Nouakchott. 


Cuenca del río Senegal


Desde la ciudad fronteriza de Rosso hacia el interior, hasta llegar a Sélibabi nos encontramos con una zona de cultivos entorno al río Senegal, con una gran concentración de aves, prinicipalmente acuáticas. Aunque hay gran cantidad de rapaces y bandos gigantescos de paseriformes granivoros. Con algo de paciencia puedes ver el ave martillo, varias especies de abejarucos, martines pescadores, calaos y otras aves de colores llamativos. 
Unos de los mejores lugares del país para la observación de aves, donde confluyen especies de origen saharo - sahaliano con especies afrotropicales. Todo un paraíso, escasamente transitado por viajeros y mucho menos por birder. 
La zona prácticamente carece de infraestructura turística salvo Rosso, lugar ideal para tener el campo base para conocer este área, a pesar de ser un lugar que invita poco al viajero.




Elanio azul (Elanus caeruleus) aparentemente nidificante residente en los ambientes de sabana del sur del país. 




Aninga (Anhinga melanogaster) abundante en los ambientes acuáticos entorno al río Senegal.





Jabalí berrugoso (Phacochoerus africanus) abundantes en el Parque Nacional de Diawling.





Grupo de tejedores (Quelea quelea) y gorrión dorado del Sudan (Passer luteus)



Bibliografía recomendada para viajar a Mauritania.


Borrow, N. & Demey, R. 2004. Birds of Western Africa. Princeton University Press, Princeton & Oxford.
Etchécopar, R. D. & F. Hue. 1967. The birds of North Africa, from Canary Islands to the Red Sea. Oliver & Boyd. 612 pp.
Heim de Balsac, H. & , N. Mayaud. 1962. Les Oiseaux du Nord-Ouest de l'Afrique. Distribution géographique, Ecologie, Migrations, Reproduction. Encyclopédie ornithologique X, Lechevalier, Paris. 487 pp.
Isenmann, P. 2006. The Birds of the Banc d’Arguin. Banc d’Arguin National Park Mauritania. Fiba. 190 pp.
Isenmann, P. ; Benmergui, M. ; Browne, P. ; Ba, A.D. ; Diagana, C.H. ; Diawara, Y. & Ould Sidaty,  Z.E.A. 2010. Oiseaux de Mauritanie. Birds of Mauritania. S.E.O.F. (Société d'Etudes Ornithologiques de France), Paris. 408 pp.
Messaoud, B.O., O. Hamerlynck & C.H. Diagana 1998. Liste commentée des oiseaux du Bas-Delta mauritanien et du Parc National du Diawling. Nouakchott, 32 p.
Valverde, J. A. 1957. Aves del Sahara español. Estudio ecologico del desierto. Instituto de Estudios Africanos, Consejo Superior de Investigación científicas. Madrid. 487 pp.


Mapa

Westeafrika, sahelländer. 1:2.200.000. World Mapping Project. Reise Know How. 

Web recomendadas

African Bird Club http://www.africanbirdclub.org
Atlas of the birds of Mauritania http://atlasornmau.org
Fiba www.fiba.org

Más información: Para viajar a Mauritania o conocer más el país ponte en contacto con nosotros escribiendo a info@birdingcanarias.com