lunes, 28 de enero de 2013

Ranas canarias

Nuestras salidas al campo para observar aves suelen estar acompañadas de los cantos de un escaso grupo de anfibios que se refugian en las zonas humedas de las islas.
En Canarias el grupo de los anfibios está representado sólo por tres especies de ranas, que no muestran variaciones significativas respecto a sus homólogas continentales, lo que  sugiere una introducción reciente. Además, el hecho de que el mar constituya una barrera prácticamente infranqueable para estas especies hace pensar que su presencia en el Archipiélago se deba exclusivamente a la acción humana. Las especies presentes son las siguientes:

Ranita meridional (Hyla meridionalis)


Especie relativamente abundante en las zonas humedas, fondos de barranco, depósitos y acequias de casi todas las Islas. Vive generalmente en lugares húmedos con buena cobertura vegetal y clima relativamente cálido, pudiendo llegar hasta los 1.000 m de altitud. Durante la época de cría, que comienza en el mes de noviembre, suele encontrarse muy cerca del agua para depositar sus huevos en los charcos y allí permanece hasta el mes de marzo, cuando salen del agua las últimas puestas. La ranita meridional es una gran trepadora y vive prácticamente todo el año camuflada entre la vegetación, adentrándose en ocasiones en los cultivos de platanera de las zonas bajas. Su alimentación está basada en hormigas, escarabajos, moscas, arañas, saltamontes y otros invertebrados. Aunque en estado larvario consume principalmente vegetales y pequeños invertebrados.
DISTRIBUCIÓN EN CANARIAS: Presente en todas las islas.


Rana verde (Pelophylax perezii)


Se trata de una especie preferentemente diurna asociada a depósitos, charcas, acequias y cauces de aguas lentas, donde pasa toda su vida sin abandonarlos. En periodos de sequía sobrevive enterrada en el barro. Los machos comienzan a emitir su reclamo durante los primeros meses de la primavera y en esta época ocurren las primeras cópulas. Pocos días después tienen lugar las puestas, compuestas por centenares de huevos recubiertos de una capa gelatinosa. Las larvas aparecen en el los últimos días de la primavera, y durante el verano comienzan a metamorfosearse. La madurez sexual la adquieren pasados tres años. Los adultos se alimentan principalmente de insectos, pequeñas arañas, moluscos y lombrices, aunque en ocasiones también comen peces, ranas más pequeñas e incluso llegan a practicar el canibalismo. Los jóvenes limitan su dieta principalmente a algas y materia orgánica en descomposición.
DISTRIBUCIÓN EN CANARIAS: Presente en todas las islas, salvo El Hierro.


Rana del Magreb (Pelophylax saharica)

(Fotos: Birding Canarias)

Es una especie ampliamente asociada al medio acuático, donde pasa la mayor parte del tiempo. Se alimenta tanto de algas como de insectos acuáticos y voladores, pequeños moluscos y, en ocasiones, renacuajos de otras especies de anfibios. En Canarias se desconoce su biología reproductiva, aunque debe ser similar a la de las otras especies, que comienzan el cortejo tras las primeras lluvias. Las puestas se realizan formando numerosos grupos de huevos que depositan entre la vegetación de las orillas de las charcas.
DISTRIBUCIÓN EN CANARIAS: En el sur de Gran Canaria.

No hay comentarios: